«Destripar», en lugar de «spoiler»

La palabra spoiler se ha vuelto un personaje recurrente en nuestras conversaciones. Podría definir su significado como «desvelar partes importantes de la trama o directamente el final de una obra a alguien que no la ha visto o leído». En fin, ustedes saben lo que es «hacer un spoiler». Si bien el anglicismo es muy útil, no me he sentido cómodo con esa palabra desde que se incorporó a mi vocabulario habitual. Así que me puse a indagar por la web y encontré, entre otros sitios, una consulta a la Fundéu BBVA y un artículo de Wikipedia en los que se menciona que una alternativa a spoiler puede ser «destripe». La palabra no me satisface del todo, pero a falta de una mejor aproximación o un neologismo que supla a la inglesa, de ahora en adelante preferiré «destripe» sobre spoiler y «destripar» sobre «hacer un spoiler».

Sueños recurrentes I: Casas de Terror

De los numerosos territorios oníricos que de vez en cuando se me concede visitar, hay algunos que he visitado tantas veces que ya me resultan familiares, casi hogareños. Tanto es así que cuando vuelvo a ellos hay una parte de mí que está consciente de que estoy en un sueño, porque solamente a través de los sueños puedo llegar a dichos parajes.

De estos territorios familiares hay uno que destaca especialmente de los demás por sus elementos de misterio y miedo: las Casas de Terror. He bautizado así a este tema onírico precisamente por su parecido con las homónimas atracciones de feria. Si bien las Casas de Terror suelen manifestarse en muy diversas formas, los componentes esenciales se ven inalterados: pasillos estrechos, con numerosos recovecos y que atraviesan habitaciones ocasionales; oscuridad casi absoluta; una necesidad urgente de entrar a ellas; compañeros de viaje; engendros, demonios, monstruos que pululan por todo el lugar.

Sigue leyendo “Sueños recurrentes I: Casas de Terror”