El Aleph, de Jorge Luis Borges

Mi primer acercamiento a la obra del argentino Jorge Luis Borges fue difícil. Nunca he leído algo similar. El estilo de Borges es sesudo, abundante en imágenes surrealistas y de una dificultad que parece deberse más a la estructura del texto que a las palabras empleadas en él.

Para empezar: nunca vi otro escritor que empleara de manera tan sistemática y elegante el punto y coma, un signo de puntuación que siempre me ha resultado esquivo y complicado de dominar. Borges lo emplea como si fuera lo más natural del mundo; su lectura me enseñó un par de lecciones al respecto.

Los cuentos que conforman El Aleph, más allá de la parte estilística, me parecen una delicia principalmente por dos razones: las imágenes que evocan y lo exóticos que se me antojan. Todavía no estoy muy seguro de cómo describir la sensación mágica que me provocó leer este libro. Me sentí adentrado en un mundo totalmente nuevo; como si me estuviera sumergiendo en una cultura ajena, lejana, rica, bulliciosa, con siglos de historia detrás. Las constantes digresiones eruditas que hace Borges en sus textos (ignoro si se trata de un ejercicio de ficción o de referencias auténticas) se me figuraban como escudriñar un antiguo y pesado volumen extraído del sótano de quién sabe cuál biblioteca perdida en un desierto.

Sigue leyendo “El Aleph, de Jorge Luis Borges”