Reseña: El libro del cementerio, de Neil Gaiman

En la cuna situada en la habitación del último piso, un bebé duerme plácidamente. Unos pisos más abajo, sus padres y su hermana mayor son brutal y silenciosamente asesinados. El asesino se dirige hacia el último piso, dispuesto a terminar su trabajo… y se encuentra con la cuna vacía. El bebé ha escapado y conseguido llegar a un viejo cementerio, situado en lo alto de la colina, donde es recibido por personas… por sombras que alguna vez fueron personas. El niño se queda ahí, mientras el hombre del puñal lo busca sin parar. En algún momento tendrá que salir del cementerio…

Sigue leyendo “Reseña: El libro del cementerio, de Neil Gaiman”

Mascarada, de Terry Pratchett

Los aquelarres requieren un mínimo de tres brujas. Todo el mundo lo sabe. Tata Ogg y Yaya Ceravieja, brujas de Lancre, también lo saben y es por eso que se encuentran tan contrariadas al descubrir que solamente son dos. Para tener un aquelarre como es debido deberán encontrar a una tercera bruja. Así que se marchan a Ankh-Morpork, ciudad a la que ha huido… ejem… a la que ha viajado Agnes Nitt en busca de una mejor vida1. Una vez en la metrópoli, las dos ancianas se encuentran con que hay un famoso Fantasma sembrando cadáveres en la Ópera, algo de muy mal gusto. Parece que el aburrimiento de Yaya Ceravieja ha llegado a su fin.

Sigue leyendo “Mascarada, de Terry Pratchett”

Por fin leí Coraline (la novela gráfica)

Hay ciertas historias de las que uno queda instantáneamente prendado. Historias cautivantes. Historias que, sin importar el tiempo transcurrido o la cantidad de veces que se recurra a ellas, siguen ejerciendo sobre nosotros influencia y fascinación. Me viene a la mente la historia de la Última cena, por ejemplo, o la leyenda de La Llorona. Basta con que leamos o escuchemos una vez dichas historias para que queden tatuadas en nuestra memoria.

Sigue leyendo “Por fin leí Coraline (la novela gráfica)”

Los perros de Riga y el aniversario luctuoso de Henning Mankell

Hace alrededor de diez años fui a visitar a un sobrino primo hermano que en aquel entonces vivía en Ixtapaluca. Estábamos platicando cuando se acercó a su librero y extrajo dos libros: Comedias, de Shakespeare y Los perros de Riga, de Henning Mankell.

—Toma, te los regalo. El de Shakespeare lo leí por la escuela, no creo leerlo otra vez. El otro está bueno, es policiaco.

Así fue como, sin proponérmelo, me hice con la primera novela negra que leería en mi vida. En ese momento desconocía la existencia del género, la referencia más cercana que tenía era por supuesto Sherlock Holmes y por ello asumí que Los perros de Riga era una novela más bien de aventuras, con mucho misterio y sesudas demostraciones de lógica, erudición y deducción entre sus páginas. Me puse a leerlo casi de inmediato.

¡Qué fastidio!

Sigue leyendo “Los perros de Riga y el aniversario luctuoso de Henning Mankell”

El complot mongol, de Rafael Bernal

Tenía una deuda pendiente con Rafael Bernal y por fin la he pagado. Hace dos días1 terminé de leer su obra más conocida: El complot mongol2.

¡Pinche librazo!

Debo admitir que de la obra literaria mexicana conozco muy poco. Esto en realidad no debería resultar trascendente, pero da la casualidad de que soy mexicano y siento una suerte de obligación moral (o lectora, si se prefiere) de involucrarme un poco más con la literatura de mi país, aunque la realidad es que eso se queda en el sentimiento la mayoría de las veces. Por esta razón haber leído El complot mongol me gustó doblemente: por el libro en sí mismo y por la reconfortante sensación de haber leído algo mexicano.

Sigue leyendo “El complot mongol, de Rafael Bernal”